Posiciones para exámenes y tratamiento

 PARTICIPACIÓN DE LA ENFERMERA DURANTE UN EXAMEN
  • Verificar que cualquier consentimiento requerido haya sido firmado y fechado por el paciente y un testigo. Pueden entablarse demandas cuando los exámenes, pruebas y tratamientos se practican sin el consentimiento informado del paciente.
  • Confirmar que todos los requerimientos de la prueba que se llevará a cabo hayan sido cumplidos, los preparativos incompletos o inadecuados para efectuar una prueba pueden cancelarse y habrá que progarmarla nuevamente.
  • Informar al paciente de la fecha, hora en que se realizará la prueba, puede aprovechar el tiempo que queda para su higiene personal, usar el cuarto de baño o la silleta o ponerse una bata limpia especial para exámenes.
  • Investigar si el paciente tiene dudas respecto al examen al que habrá de someterse, al brindarle orientación se reduce la ansiedad.
  • Inspeccionar el cuarto de exámenes. Determinar si está limpio y ordenado, con todos los suministros y equipo necesarios. Tener lista el área de trabajo y el equipo necesario previene retardos e incoveniencias tanto para el paciente como para el examinador.
  • Revisar el funcionamiento del instrumental y disponer de él según como habrá de usarse durante el procedimiento del examen. El equipo con fallas en el funcionamiento causa frustración y prolonga el tiempo del examen hasta conseguir los repuestos.
  • Confirmar que se cuenta con batas, coberturas y cojines de protección limpios.
  • Cumplir con cualquier requerimiento de examen de último momento, como la limpieza del lugar donde ha de verificarse el examen o rasurar al paciente. Hay medidas que se efectúan inmediatamente antes del examen.
  • Brindar ayuda al paciente en lo que sea necesario. El paciente puede requerir ayuda en las labores e higiene personal y colocación de la bata, ropa o pantuflas.
  • Proporcionar privacía alrededor de la cama o transportar al paciente a un cuarto privado de exámenes. Es responsabilidad de la enfermera proteger al paciente para que no sea vist u oído por otras personas durante el procedimiento de examen.
  • Ayudar al paciente a subir a la mesa del examan. La mesa del examen es por lo general más alta que la camas normales, por lo que el paciente puede necesitar una grada o apoyo con la mano.
  • Cubrir al examinado, proporcionándole ropas adicionales en caso de que siente frío. Las batas para examen son extraligeras, aunque cubren el cuerpo del paciente y permiten el acceso a diversas áreas, no causan calor.
  • Hablar con el paciente, darle explicaciones respecto al procedimiento que habrá de seguirse.
  • No dejar solo al paciente. Las caídas desde la mesa de exámenes ocasionan lastimaduras serias.
  • Permanecer al lado del paciente y del doctor mientras dura el procedimiento, especialmente cuando el paciente y la persona encargada de efectuar el examen son de sexo diferente. La presencia de una tercera persona protege al examinador de acusaciones relativas al modo como se practican los exámenes en partes íntimas.
  • Ajustar la iluminación a las espeancificaciones indicadas por la persona encargada de hacer el examen. Los exámenes que requieren inspección se logran con mayor eficiencia cuando se dispone de la iluminación adecuada.
  • Proporcionar al examinador los instrumentos, suministros y equipo a medida que los vaya solicitando. La persona encargada de llevar a cabo el examen tiene puestos los guantes estériles, por lo que la ayuda de la enfermera sirve para protegerlos de la contaminación.
  • Estar listo para recibir y etiquetar muestras en caso de que se obtengan. Las muestras guardadas de manera inadecuada, al igual que la colocación inapropiada o pérdida de las etiquetas, retarda la información necesaria y hasta vital del estado de salud del paciente.
  • Establecer comunicación verbal y brindar apoyo al enfermo a lo largo del examen. La atención y el apoye implica por parte de la enfermera sirve para que el paciente sobrelleve mejor la experiencia que implica practicar un examen en su persona.
  • Después de terminado el procedimiento, conviene ayudar al paciente a adoptar una posición cómoda.
  • Limpiar en el enfermo cualquier sustancia que pudiera ocasionar humedecimiento y proporcionarle una bata limpia.
  • Acompañar al paciente de regreso a su cuarto, asegurándose de trasladarlo en forma cómoda.
  • Observar signos y síntomas en la persona relacionados con el procedimiento aplicado según la frecuencia indicada por el médico. Es obligación de la enfermera la seguridad del paciente. Las observaciones frecuentes y regulares detectan cambios en su valor y poder así actuar en forma eficiente.
  • Registrar la información relacionada con el examen practicado y la condición del paciente.
  • Ordenar nuevamente el cuarto de exámenes. El instrumental y los suministros deberán colocarse de nuevo en su sitio. Tanto las instalaciones como el equipo deben estar siempre listos a usarse.

POSICIONES PARA EXAMEN O PROCEDIMIENTOS

  •  Posición erguida o parada
La posición erecta es la posición erguida normal. Los brazos se extienden en una postura relajada a los lados del cuerpo. Los pies deben estar separados de 15 a 20 centímetros, el rostro debe apuntar hacia adelante y en línea recta y la ropa del paciente será una bata con abertura en la parte trasera, si el paciente lo desea puede usar pantuflas.
Se emplea esta posición para examinar los contornos, postura, equilibrio y extremidades del cuerpo. Cuando el paciente camina se observan la marcha y su coordinación muscular.
  • Posición Sentada 
Las nalgas están firmemente posadas en el canto de la cama o sobre la mesa para exámenes y los muslos bien apoyados, las rodillas tendrán que estar flexionadas y los pies posados en el suelo o en un banquito. Esta postura permite la auscultación de las áreas pulmonares anterior, lateral y posterior, a la vez que facilita la inspección y palpación de tiroides, senos y zonas axilares, los reflejos a los codos, muñecas, rodillas y tobillos se examinan más fácilmente en esta posición. La postura sentada del paciente contribuye a prevenir la tensión de la espalda mientras se evalúa la cabeza y las estructuras relativas, como ojos, oídos, naríz y garganta.

  • Posición de Decúbito Horizontal
La posición de decúbito horizontal es aquella en la que la persona yace sobre la espalda y su cabeza se apoya en una pequeña almohada. Las piernas están juntas, con las rodillas ligeramente flexionadas para favorecer la relajación de los músculos abdominales. El paciente viste una bata y se le cubre con una sábana. Ciertas áreas de la cobertura pueden doblarse cuando se examina un área particular del cuerpo. Se recurre a esta posición para examinar las partes anteriores del cuerpo cuando el paciente está demasiado débil o cuando la posición sentada le resulta incómoda. Se le usa con frecuencia para examinar corazón, pecho y abdomen.
  • Posición de Litotomía o Ginecológica  
La posición de Litotomía es similar a la de decúbito dorsal, excepto que en esta los pies se apoyan en los soportes de los pies. En esta posición, las nalgas del paciente quedan a la ras del filo de la mesa para exámenes. Para cubrir al paciente colocado en posición de decúbito dorsal se utiliza una sábana de baño. Una de las esquinas de la sábana se coloca a la altura de la cabeza y entre las piernas, cubriéndolas al mismo tiempo. Cuando un procedimiento está por llevarse a cabo se levanta el área que cubre los genitales y se coloca la sábana sobre el abdomen.
La posición de litotomía se utiliza para exámenes vaginales con un espéculo, se emplea también para palpar los órganos reproductivos femeninos. Es posible obtener muestras de cérvix o de la vagina en esta posición, asímismo pueden efectuarse revisiones rectales. A los hombres y mujeres sujetos a inspección de la vejiga urinaria con cistoscopio se les coloca en esta posición.




Posición de Sims
La posición de Sims implica yacer sobre uno de los costados. En la posición de Sims izquierda, el paciente yace sobre su costado izquierdo, con el brazo izquierdo descansando detrás del cuerpo.  El brazo derecho queda hacia adelante con el codo flexionado, en tanto que el antebrazo descansa sobre una almohada colocada bajo la cabeza de la persona. La posición de Sims se emplea para examinar el ano externo, y hacer revisiones internas del recto, empleada a menudo para llevar a cabo ciertos procedimientos asistenciales como los enemas, inserción de sonda rectal.




 Posición genupectoral o prono
En posición genupectoral el paciente se apoya sobre las rodillas y el pecho de manera ilustrada en la figura. la cabeza se voltea hacia un lado y descansa sobre una pequeña almohada, también puede colocarse otra bajo el pecho para comodidad adicional. los brazos están sobre la cabeza flexionados por los codos y descansan a los lados de la cabeza del paciente. La cobertura se coloca de tal manera que se cubren la espalda, las nalgas y los muslos de la persona, únicamente queda al descubierto el área que se examinará. Se trata de una posición para muchos difícil, especialmente para las personas de edad avanzada, por lo que conviene que la enfermera no intervenga en los esfuerzos que el paciente hace para lograr esta posición, sino hasta la persona encargada de hacer el examen esté lista para iniciarlo. Esta posición se utiliza cuando se examina el interior de los intestinos con un endoscopio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios para enriquecer el blog